La princesa de Gades

Sara abrió entonces los ojos, y con ello, la costa gaditana se llenó de claridad. El sol fulguraba sobre aquella princesa, encamarada a lo alto del faro que alumbraba las caprichosas ondas del Atlántico. Su mirada de niña mimosa rivalizaba …

Soneto al sol mayor

Inmenso corazón que viste el cielo, lanzando por doquier luciente rayo; consigues puntüal que cante el gallo, consigues que un caudal mane del hielo. Redonda inmensidad, brillante anhelo, deseo ovacionar tu luz de mayo, cantar por tu honradez, ser tu …

Breve tragicomedia sobre una muerte

Yo Oigo algo tras la puerta… Un afilado sonido como oxidado alarido. ¿Habrá esta noche reyerta? Muerte ¡No te asustes, desalmado! Yo ¡Por mi alma que me asusto! ¿Quién va? Muerte La Muerte, con gusto. Yo ¡Ay, Dios! Mi fin …

La manzana envenenada y el tonto enamorado

Tonto, tonto, tonto. Manzana envenenada, me dijiste que eras pura y virginal y yo creí tontamente tu mentira. Tonto yo que te mordí creyéndote inmaculada, tonto yo que te probé pensando que eras la plena naturaleza. Atontado por unos labios …

En el éxtasis

Los ojos entornados contra la penetrada oscuridad, las piernas entreabiertas ante la luz creciente, la boca quejumbrosa bajo un peso atroz y los brazos aferrados a un sudoroso mundo; un sentimiento tan agónico que la dejó finalmente desprotegida, herida e …

Te quiero cerca

Quiero pensar que estás cerca cuando llega la mañana y despierto, solo y triste, en mi solitaria cama. Quiero creer, que aunque lejos, en lo más hondo de tu alma sientes el mismo pesar que yo, al despuntar el alba. …

Las musas ardientes

Era todo tan sensual que muy pronto me dejé avasallar por la confianza que me ofrecía aquel placer. En el techo, las luces caían heterogéneamente sin seguir un curso definido, iluminando aquella o esta esquina, pero nunca todas. El salón, …

Copla real a una sirena

En la brisa del mar se oye arrastrada la melosa canción, son lastimero, de una hermosa sirena enamorada de un joven y perdido marinero. Por su canto, la nave naufragada, y al verlo ella entonaba un refranero: “¡Apuesto marinero al … Leer más

Una romántica película

Estábamos sentados en las últimas butacas del cine. En la pantalla se proyectaba el último filme hollywoodense, protagonizado por dos recientes promesas de la industria: una joven y hermosa pareja con un vasto futuro interpretativo. Se trataba de la típica …

Que tonto es el poeta

Qué tonto es el poeta que escribió poesía perdiendo el tiempo breve en tristes agonías que el corazón flagelan con la inhóspita rima. Qué tonto es el poeta que en vez de hacer estudio de los grandes misterios que abundan …

¿Cómo escribir un soneto? – Ejemplo final

En los artículos anteriores, repasamos los pasos teóricos para elaborar un soneto, ilustrándolo después con un caso práctico. Tras unos días de meditación y aportaciones, aquí os muestro el resultado final. Texto en prosa “Caminaba en la noche oscura y …

Campo de batalla

Azores cruzando vías en extinción. Palas cavando los despojos de otras palas. Un niño jugando con una pelota pinchada. Al fondo una explosión. Margaritas amargas por el beso grana de animales buscando un sorbo de agua. Una niña bañándose en …

¿Cómo escribir un soneto? – Caso práctico

“Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio.” Federico García Lorca Antes de comenzar, quiero remarcar que escribir un soneto no es imposible, absurdo ni complicado. …

Soledad

Aquella noche me abrigué bajo el frío de la soledad. No quería la compañía de nadie ni de nada. Ni siquiera la compañía de la literatura. Deseaba profundamente estar solo. ¿Por qué? Lo ignoro.Llegué a casa embutido en un grueso …

¿Cómo escribir un soneto? – Pasos teóricos

“Lo complicado no es escribir poesía, sino que se lea.” José Corredor Matheos Posiblemente, conozcáis de antemano la estructura poética del soneto: su métrica, su rima, sus variantes, sus autores más emblemáticos, y os hayáis peleado con la elaboración de …

A ratos

Escribo a ratos, cuando la melodía de la brisa es lo único que acompaña mi soledad. Escribo a ratos, cuando mi chica inexistente se queda dormida bajo el pincel de las tinieblas. Escribo a ratos, cuando el vacío de tu … Leer más

Indigesta soberbia

Quisiste comerte el mundo con un hambre voraz y varios días después falleciste víctima de un empacho. Presa fuiste de la propia jauría de tu voz. Un cazador ataviado con lana de oveja. La noche de tu muerte nadie fue …

Palabras en femenino

La mano dormida reposaba sobre la almohada. La noche había cedido a una cálida aurora, cuyas luces resplandecían sobre las desgastadas sábanas de la cama, iluminando la piel desnuda de la mujer. Él la contemplaba con la mirada pensativa. Recordó …