Al odio

Convivencia intolerable / intolerable life together - {author}
Fúnebre figura de álgido fulgor;
sombra, que entre sombras labras un camino,
haz que tu piel negra tenga otro color
pues por los fantasmas a verte no atino.
Odio tú te llamas, Leviatán divino
flor de espinas rojas, pétalo sin flor.
Ser de ti un amigo no hay peor destino.
Célebre es tu fama, sombra del amor.
Guerras que concibes, plantas el rencor;
junto al egoísmo sois el más dañino;
líbranos señor del mal opresor.
Sé que tu existencia viene del mezquino
ser humano débil, de todo el peor.
Con su maldición, soneto termino.

Iraultza Askerria

Rencor, celos, odio y traición

LasNeveras2 - {author}Cada orgasmo sembró una arruga en tu frente; cada goce mancilló un poco más tu alma dedicada a la egolatría; cada risa fortaleció la piedra de tu corazón y cada roce desvirtuó con grietas el cristal de tu mirada.

De esta forma, ajada, sucia, pétrea y agrietada, te descubrí un amanecer amancebándote entre contenedores de basura; sola como un sentimiento que nadie quiere; desamparada como la cara oculta de la luna que nunca se ilumina; desterrada como un ángel caído que un día fue la gloria de Dios; traicionada por un eterno amor tragado por un agujero negro.

Te vi en este estado tan lamentable, que me acerqué a ti con intención de ofrecerte ayuda. Sabía que un beso, un te quiero, una caricia dulce o una mirada sincera curaría tus pecados, tus mentiras, tus egoísmos y tus falsas promesas, devolviéndote la pureza y la candidez con la que te había conocido años atrás.

Sin embargo, no lo hice: te ignoré, rencoroso, despiadado y terco, y me marché de aquel contenedor en el que te pudrías.

Después de eso me dediqué a gozar, a disfrutar de mí mismo, a reírme del mundo y a utilizar mi franqueza como un arma letal.

Al final, terminé en el mismo vertedero que tú.

Ningún beso ni ninguna caricia pudo salvarnos.

Iraultza Askerria