Una trastienda de pecados

campana iglesia de la Compañia de Jesus construidas en 1753 en España - {author}¿Qué son las horas? ¿Y los días? ¿Qué son los años? ¿Qué es la vida? SSoloólo un martirio, un vía crucis, una mentira, una despensa donde apilamos los sermones, un baúl olvidado entre remordimientos, una trastienda de pecados y reproches.

Eso es la vida, eso es el tiempo. Una carrera sin trofeo alguno, una competición siempre en derrota, una quimera que en forma de cielo tomamos por un bien común. Tanta mentira, tanta evasión, tanta súplica sin esperanza… ¿para qué? Para nada.

Y aun así, soy incapaz de suicidarme.

Iraultza Askerria

Almíbar

Naranja con Almibar de Txakoli y helado de nata - Javier Lastras

Almíbar. Así sabía tu boca. Aún sediento, tras haber bebido de tu cuerpo, me imaginaba saciándome en ti, que no contigo. Quizá ese sentimiento egoísta fue consecuencia de la ingente felicidad que me hiciste sentir, y que nunca quise compartir con nadie, ni siquiera contigo, por temor a perderla. Tal vez por eso, por mi individualismo, nunca supe complacerte ni dedicarte el tiempo que tú me dedicabas a mí. Eras buena, muy buena. Gracias a ello, tendrás un sitio en la historia y en los recuerdos de la gente, y una multitud de llantos acolcharán tu lecho fúnebre. Yo, posiblemente, solo tenga recuerdos y, a lo sumo, remordimientos. Nada más.

Iraultza Askerria

Y ahora te lamentas

I just want to be happy. - .bravelittlebirdNunca quisiste creerme, nunca confiaste ciegamente en mí, nunca hiciste caso de mis opiniones, y mis consejos no valían nada.

Y ahora te lamentas.

Fui tu conocido, tu compañero, tu amigo, tu amante, tu amor, tu amante, tu amigo, tu compañero y tu conocido, y a pesar de tantos años de proximidad, nunca diste crédito a mis palabras.

Y ahora te lamentas.

Tú procurabas contradecir mis argumentos, particularizando la palabra clave, saliendo por la tangente, defendiéndote entre ataques, gritos, calumnias, desplantes y acusaciones. En definitiva, sacando toda la mierda del pasado.

Y ahora te lamentas.

Te lo advertí con una única preocupación: protegerte de ti misma; pero daba igual. Oídos sordos a palabras ciegas.

Y ahora te lamentas.

Creaste falsas expectativas en tus falsos amigos que se creían tus falsos amantes, confiando en que se encontraban a un paso de tu falsa correspondencia, cuando en realidad sólo daban pasos en falso.

Y ahora te lamentas.

Ellos te rindieron sus secretos, sus miedos, sus ilusiones, quiénes fueros las mujeres de su vida y cuáles los mayores errores del pasado. Desnudaron el alma, queriendo desnudarse el cuerpo y quedaron a merced de tu abrigo, ese que siempre guardabas para algún desconocido.

Y ahora te lamentas.

Porque todos te abandonaron, todos. Aunque te hubieran jurado fidelidad y amor eterno, todos ellos desaparecieron de tu vida tras dos años de perseverancia.

Y ahora te lamentas.

Ninguno queda ya, ninguno. Estás sola, arrugada, pálida, sin amigos, sin amantes, sin amores. No hay nadie que te mime, que te compre, que te llore, que te auxilie. No hay nadie que te quiera.

Y ahora te lamentas.

Y mira que te lo advertí, ¡mira que te lo dije! Los perderías a todos si les tratabas igual que a mí. Pero hiciste caso omiso.

Y ahora te lamentas.

Iraultza Askerria

Ramera

prostituta - {author}

La ramera de la solitaria luna
cuando escampa el sol y la tormenta los acuna.
Lleva a su regazo el cetro plateado.
La cortesana que reclama un título nobiliario.
En el silencio se frotan los colores.
Abundan sudores, lluvias y los calores
cual girasoles que sombrean aquí y allá,
ocultan un pecado capital.
Los muros de ladrillo se caen de madrugada
La cal de las paredes desconchada.
Un arañazo cortando una araña.
Un corte arañando una coartada.
Luego silencio,
adiós.
Emprender el camino a casa.
Refresca el silencio, la soledad,
la espesura del remordimiento.
La fría transpiración audaz,
la búsqueda intranquila del llavero.
Sello abierto,
puerta abierta,
boca abierta,
sábana abierta,
falso abrazo,
falaz beso
y más allá
una ramera
contando gotas de agua verde.

Iraultza Askerria