En el éxtasis

 - Lumosmaxima.Los ojos entornados contra la penetrada oscuridad, las piernas entreabiertas ante la luz creciente, la boca quejumbrosa bajo un peso atroz y los brazos aferrados a un sudoroso mundo; un sentimiento tan agónico que la dejó finalmente desprotegida, herida e incluso devastada por el huracán ardiente que la había traspasado, abandonándola casi seca, perdida y sin energías, pero colmada de una plena satisfacción por haber hecho el amor con el hombre que más amaba del mundo.

Iraultza Askerria

Sensación de placer

Photo - {author}
De lado sobre la cama. Completamente desnudos los dos. Mi pecho pegado contra tu espalda. Mi cadera unida a tu trasero redondo y turgente. Un pene endurecido traspasando tus piernas ligeramente abiertas. La carne del miembro viril deshaciendo las ingles femeninas. Un brazo protector que rodea tu cabecita sulfurada y alcanza a sobar tus senos. Sudor y sudor, de uno y otro. Dura sensación de placer. Gozoso sentimiento de fuego.

Mi otra mano te recorre el abdomen. Más allá del pubis encuentra la abertura de tus muslos. Justo debajo, el pene enfila la vagina. Acerca la cabeza llameante a la entrada húmeda. Le permite el acceso. Entra.

Unido a ti como una prolongación de tu sexo. Haciendo el amor sobre un colchón blanco. Entre gemidos y gruñidos. Entre exclamaciones y promesas. Amor y placer eterno. Las penetraciones van y vuelven. Tu vagina se excita. Tu clítoris, bajo el impacto de mis dedos masculinos, también. El pene se tambalea en su férreo dominio. Gruñe. Explota. Estalla. Se corre.

Se para el tiempo. Un momento de silencio. Los alientos de uno y otro se disparan mientras retroceden los corazones. Tú también te has corrido; y querrías volver a hacerlo, sintiéndote todavía llena de mí.

Iraultza Askerria

Romperse en pedazos

CampusParty 2010-17-2 - {author}Te doy un soplo de aire. Te muerdo la boca. La mejilla. El cuello. Te vuelvo a morder. Torturo tu alma de doncella y azoto tus carnes. Tu cabeza contra la almohada. Tu espalda arqueada. Mi cuerpo sobre el tuyo, un Atlas que te aplasta. Tu vientre fino soportando la Bóveda Celeste. Corre alrededor del mundo. Corre. Córrete. Grita, húndete en la miseria de eyacular sobre mis dedos.

Lo has hecho. Te has deshecho. Hojarasca mojada. Mi mano naufragada en tu sexo. Aprieto entre los muslos. La temperatura decrece. Relajación. Sosiego. Un beso en tus mejillas. Tus párpados se abren. Me miras fatigada. Te miro con ganas de fatigarme.

Abandono tus piernas y asciendo al horizonte. Me acomodo sobre las montañas. Divino soporte de estrellas. El cometa endurecido, con su cola que se hace y se deshace constantemente. Tus manos lo envuelven y me rompo en pedazos.

Iraultza Askerria

Solos tú y yo

S. - {author}Nos abrazamos desnudos y en silencio, mirándonos en la penumbrosa duda de sabernos vivos o muertos, tras haber combatido ferozmente en la batalla de los sexos. Yo estaba sin energías. Tú estabas desmantelada. El mundo lamía nuestros pies sudorosos y el cielo se derretía en nuestras mejillas. Teníamos los rostros juntos, pegados, y nos ardían. Pero no sentíamos dolor, no sentíamos nada, salvo el amor que se profesaban nuestros cuerpos lujuriosos y nuestras almas hermanadas de por vida. Habíamos hecho el amor consecutivamente y habíamos destrozado nuestra felicidad en simultáneos orgasmos. ¿Qué quedaba entonces de nuestros recuerdos terrenales? ¿De nuestro lugar en el mundo? Nada. Todo desaparecido, todo fuera de nuestro universo propio, de nuestro sistema solar intransferible, de nuestro tímido, minúsculo, pero acogedor planeta que habíamos labrado en nuestras carnes.

En aquel momento, sólo existíamos tú y yo.

Iraultza Askerria

Una idea excitante

Kumbia Queers - Montecruz FotoA nadie en toda la estancia le importaba la audición del guitarrista, con excepción de a Eva, la cual se había hecho con la idea de acostarse con él, una idea que se acrecentaba con cada mirada. No le quitaba el ojo de encima, y no se lo quitaría mientras el cuerpo del hombre no estuviese impregnado de su mortal sangre.

No sabía exactamente qué cualidad física le atraía tanto de aquel músico, tal vez sus membrudos brazos que no dejaban de tañer la guitarra, o quizá, ese fulgor expresivo que descollaba de sus pupilas. Ignoraba por qué poseía unas ganas inmensas de hacer el amor con él sabiendo que podía juguetear sin embarazo con cualquier camarero del local. Siendo pariente de quien era, Eva podía consumar todos sus caprichos, llevando a la cama a alguno de los empleados o, si lo quisiese, a todos ellos. Sin embargo, se sentía cautivada por la presencia del guitarrista.

Nadie le aseguraba que lograría acostarse con aquel hombre, y esa posibilidad de fracaso la excitaba. Quería flirtear con él sentada en la barra del bar, sintiendo la intriga y la ilusión, las punzadas de astucia y los intentos de galanteo. Tenía que seducirlo, algo que le causaba un morbo orgásmico, un éxtasis excepcional.

Extracto de Sexo, drogas y violencia, de Iraultza Askerria

Sexo a dos voces

Primera voz

Siento el corazón desbocado, ardiendo con las embestidas de mi cuerpo. Siento mis mordiscos arrancarte los labios y mis dedos pellizcando tus pezones erectos. Siento el dolor y el ansia, mezclada con la despreocupación de la amnesia. Olvídate de todo, salvo de mí, y siente mi llama dentro de tu húmedo cáliz. Siénteme dentro de ti.

Yaces entre mis brazos mientras te penetro con furia. No tengo piedad. A pesar de lo mucho que te amo, me despreocupo de la clemencia en estos momentos de locura, arrebato, agonía y destemplanza. Mientras me muero, cavo mi tumba en el interior de tus muslos.

Veo tus ojos irritados, tal vez por las lágrimas saladas o por mi dulce saliva derramada en besos sobre tus párpados. Lo cierto es que me contemplan enrojecidos, ahítos de agonía. Mirada roja, mirada de sangre.

Mi corazón late como timbales de guerra. En esta batalla de crueldad y sadismo, tú, vida mía, yaces aprisionada entre las murallas de mis brazos, bloqueada bajo el peso de mi cuerpo macizo, torturada entre apuñalamientos y arañazos. Al vaivén de mi cólera inclemente, oigo tus gemidos clamar por la piedad de Dios.

Pero la guerra no ha terminado, y por mucho que supliques, seguirán mis asaltos y acometidas. Al menos, hasta que las fuerzas aguanten y el sudor me recuerde que estoy vivo.

Soy el león y tú el cervatillo. Te devoro con mis dientes hambrientos mientras te empalo con la gracia de un espetón. Siento tu aroma pegado a mi piel. Huele a miedo asado, a perfume de rosas despojadas de pétalos. Huele a desnudez sin coraje y a espíritu sin cuerpo. Estás completamente sometida a mi violencia.

A mí… eso me encanta, me enfurece, me encabrona. Soy un dragón que escupe llamas y ruge por la nariz; maldice a Dios y maltrata a su amante. Soy el bárbaro y el violador, el asesino y el ladrón, el soez hijo de puta que rompe las barreras de la moral y el respeto por un placer egoísta.

Y de esta forma tan poco romántica, me corro dentro de ti.

Segunda voz

Estoy indefensa, en frente tuyo. Sin compañía alguna, en la penumbra de tu habitación. Miro tus músculos, el pecho desnudo y el cabello revuelto y firme; como firme te estás poniendo, mientras a mí me pones cachonda.

Me muerdo el labio al contemplarte; casi noto el sabor metálico de la sangre. Me he hecho daño; pero no me importa.

Ven a mí, tómame. Abrázame entre tus bíceps; arrástrame hasta la cama, tírame en el colchón como a un despojo y fóllame como si fuera tu último polvo. Fóllame aquí y ahora. Poséeme como un diablo, como un demonio. Con la furia de un titán.

Veo tu miembro decidido, convencido. El glande brilla por el líquido preseminal. Lo deseo, lo huelo, lo siento rozando los límites de mi pudor. Entra en mí. Ya. Ahora. Quiero sentir tus rugidos perderse en el interior de mi vientre.

Rompes el sello, abres el arca y penetras en mi corazón. Te zambulles en mí como un tiburón que acorrala a su presa. Soy tuya, tu cautiva, tu esclava. Haz conmigo cuanto te plazca. Desgástame, malgástame, destrózame por dentro; pero no me mates de hambre.

El sudor me enfría la piel mientras tú me calientas como una hoguera. Soy tu Juana, tu rea, tu bruja, tu princesa desposeída de honor. Mis ojos lloran en un intento de apagar el fuego que los irrita. Soy un volcán y tú mi combustible. Si no exploto ahora, sucumbiré a la agonía.

Erupciono con un grito histérico, atolondrado, incipiente; seguido por los coros de mis gemidos. Aún estoy ardiendo, pero ahora húmeda, salada y bien jodida. Parezco un océano alborotado por maremotos; un cielo azul cubierto de lluvia y una inconstante disolución de agua y ácido sulfúrico.

Entre orgasmos y estimulaciones de clítoris, mi mente desaparece del mundo terrenal. No veo ni oigo nada, pero siento tu aliento pegado a mi oreja mientras tu polla me arranca un gemido tras otro. Siento tu olor pegado en el aire, tu sudor viril resonando fuerte en mis tímpanos y tu resuello crecer como un eco ventoso. Gruñes de dolor y te desplomas sobre mí.

Todo ha terminado. Has perdido la fuerza y el deseo, y tu miembro yace mustio fuera de mis ingles. Para mí, en estos momentos, no hay mayor placer que sentir tu peso sobre mi cuerpo, sabiendo que has muerto de satisfacción mientras me matabas de agonía.

Iraultza Askerria