Copla real a una sirena


En la brisa del mar se oye arrastrada
la melosa canción, son lastimero,
de una hermosa sirena enamorada
de un joven y perdido marinero.
Por su canto, la nave naufragada,
y al verlo ella entonaba un refranero:
“¡Apuesto marinero al que yo amé,
que incluso con cariño lo maté!”.

Iraultza Askerria

Marinero maldito

marinero - María Aurinko laulelettLágrima alta en la vela,
párpado de aros viejos.
Mar te abraza de lejos
cual manchón de acuarela.
Ola que pinta esquela
sobre ancianos pellejos.
Lleva el mar los reflejos
lejanos de la escuela.
Mares de olvido y muerte
do nadie puede verte;
tumba acuosa te esconda.
Tierra azul y redonda,
campo santo infinito.
Mar, minero maldito.

Iraultza Askerria

¡Contenido extra!

Desde la primera escritura del poema he sobrellevado la duda del último verso. Vacilaba entre “Mar, minero maldito” o “Mar, dinero maldito“. En ambos casos, el enlace de “Mar, minero” o “Mar, dinero” era una referencia fonética a “Marinero“. Sin embargo, dependiendo del uso entre “dinero” o “minero”, el poema adquiría un tono y una conclusión diferente. Mi pregunta es clara, ¿por cuál te decantas? Respóndeme, si lo deseas, a la siguiente dirección de correo.

Gracias por suscribirte al blog. Sólo por ser seguidor de esta bitácora, podrás leer este contenido extra.

Palmeras

Photo - {author}Parecen palmeras las cortinas de tu dormitorio, cuando al leve suspiro de un gemido se agitan a pocos centímetros de tu cabello de betún. Luz en tus ojos cerrados, placenteros, casi ausentes, que observan la nada sintiéndolo todo.

Lengua mía que empapa la ribera de tu cuerpo frágil, y con sabiduría penetra allí donde más débiles se vuelven las aguas. En la música de tu estómago escucho trinar a los gorriones, y un poco más abajo veo cómo el nido se abre para dejarlos volar.

Llega a la copa de los mares y déjate embelesar por el firmamento, que mientras mis besos te llenen por dentro no tendrás tú que pensar en nada, salvo en palmeras.

Iraultza Askerria

Barco de papel

Ressentiment-Evan Leeson

Pasas niña ante mis ojos
como un barco de papel.
Bajo el llanto de los cielos
te figuras mármol frágil.
Ya las gotas desdibujan
los arroyos de tu piel.
Inundada de la espuma
que se cae del firmamento,
te evaporas al versátil
y diáfano pincel.
Pasas niña ante mis ojos
como un barco de papel.
Cuando el viento sopla fiero
tu velamen se abre ágil,
y las velas se te ensucian
bajo el ímpetu de aquél.
Corres, ánima de luna,
a esconderte entre los puertos,
donde un tierno marinari
te proteja en su bajel.
Pasas niña ante mis ojos
como un barco de papel.
Y entre tanto, yo me ahogo
en los mares del amor.
Tú te marchas, y en el fondo
de este puerto quedo yo.

Iraultza Askerria

Orilla del mar

Baño de sol - {author}Orilla de mar, sabor salino de las profundidades del océano. De blanca espuma, húmeda en su deleite de iconografía clásica. Mi más humilde territorio de arena, en cuya playa tenderme al son de sus caricias. La navegante de los sueños, sin acantilados que entorpezcan su constante vagar por mis recuerdos. La onda errante por mi corazón enamorado, cuya marea nunca deja de subir. El tumulto de agua que apaga mi corazón abochornado. La impasible certeza de un piélago todopoderoso, cuyos poderes humillan a la eternidad. Mi más cercana fuente de vida y de amor, el único agua que bebo y beberé, la brisa inherente que volará por mi alma. La sutil necesidad de gritar que te amo.

Iraultza Askerria

El lago camposanto

Eres un lago eterno de frescura.
Sin ahogarme en ti puedo naufragar.
Me llenas, me rodeas como un mar
templado; inmensa y plácida figura.

Me reflejo en tu líquida hermosura,
bálsamo rico, tú puedes curar
del monótono sentido de estar
buscando en esta vida la cordura.

Pero así es suficiente: loco, amante
de un lago sin final, lleno de vida
y que llena la mía con talante.

Lago eterno infinito que en ti quiero
morir, que no me importa si me olvida
el mundo mientras dentro tuyo muero.

Iraultza Askerria