Desrazonamiento

Basuras - {author}Harto de la comodidad del no pensar del desrazonamiento, de actuar no con el instinto ni con la cabeza, sino con la indiferencia. Avanzar por el mundo tirados del hilo de la discordia, consumidos por el apremio de estar a la altura de lo más alto, cuando las más grandes dimensiones no están arriba sino a ambos lados de la reflexión. El confort de querer lo que aquellos quieren para nosotros. El deseo de tener lo que otros tienen ya. La necesidad imperiosa de mirar por encima del hombro, tan solo unos pocos metros más allá. No forcemos la vista.
Deambulamos así sin ton ni son entre supermercados, autopistas y centros comerciales. Olvidamos la magnificencia de contemplar las estrellas, de escalar montañas, de escribir un diario, de trabajar el conocimiento, de saber más que poseer.
Así, sencilla e indiferentemente, nos acercamos sin remedio al destino final, a la muerte prematura, mucho antes de desaparecer por completo, olvidados ya por todos y sin más título que el que nos otorga la nada.

Iraultza Askerria

La lluvia negra

Photo - {author}El agua, como siempre, caía negra del cielo, formando opacas sombras que se estampaban contra la ciudad. En esos instantes, aunque fuese mediodía, el firmamento parecía de noche, sin un resto de sol que pudiera atravesar las brunas nubes.

Por suerte, cuando la tormenta negra llegaba, los ciudadanos ya estaban listos para enfrentarse a ella.

Se cobijaban bajo sus paraguas pálidos, cuyas varillas resplandecían como perlas. Se vestían entonces los chubasqueros de finos hilos de nácar para poder destacar bajo el firmamento de agua negra. Como colofón, los vehículos encendían sus luces de posición, tintando el automóvil de un aura pura como la nieve.

De esta forma, cuando acontecía la lluvia negra, toda la ciudad se engalanaba de blanco y parecía ésta un estelífero cielo bajo el brumoso firmamento, que se figuraba un planeta corrompido de oscuros sentimientos.

En ese momento, el afán y el compromiso de la gente demostraban que un mundo mejor era posible.

Iraultza Askerria

Y mientras tanto…

Y mientras el mundo prosigue envuelto en las brumas de la guerra; mientras un octubre rojo se decanta al amanecer y se recoge al ocaso; mientras las estrellas persiguen la luz de la luna allí donde ésta huye; mientras la humanidad se disemina bajo el manantial de la muerte; mientras los misterios atacan y desamparan; mientras la injusticia se arropa bajo el velo de la democracia; mientras la Nada devora y el Todo palidece, ¡mientras ocurre todo esto!, yo sigo igual: mirándome en el espejo, atormentándome el corazón, llorando enamorado y envejeciendo.

Extracto de Rayo de luna, de Iraultza Askerria