Desnuda hermosura

(des)tapada - {author}

Con tu vientre despojado
de las venideras marcas
que a las féminas más carcas
atraviesan sin cuidado,
vi tu ombligo despejado
y acechado por las parcas
yemas mías que a tus arcas
procuraban dar cazado.
Ni por mucho meditarlo
logro alcanzar mi objetivo,
pues me derrito al mirarlo.
Que me mata su figura,
que me priva aliento vivo
tanta desnuda hermosura.

Iraultza Askerria

A la musa

 - Paula Aparicio
Yo creo que mereces que te escriba
un soneto que alabe tu mirada,
tu sonrisa, tu cara inmaculada,
todo tu cuerpo, desde abajo arriba.
Pues me encanta también que seas viva,
como un cielo de azul o llamarada
que nunca está brumoso o apagada,
siempre abierta, melosa y efusiva.
Así que niña de la antigua Bética
aquí te cedo mi ronco cariño
para que feliz hagas a este niño,
y te conviertas en su vida y ética,
en su diosa presente aunque distante,
en Margarita, Lo o Bea de Dante.

Iraultza Askerria

Las seis amantes

absinthia_03 - Suzanne Gerber

Abiertos de par de par encontré los brazos de mis amantes. Todas sonrientes y hermosas, rodeándome en un círculo crepuscular que me llamaba entre sonrisas y halagos. Allí estaba Diana con sus rizos de trigo; allá Verónica con su explosivo talante; acá Gisela con su cuerpito moreno; aquí Selena con su mirada de néctar, ahí Rebeca con su boca expectante y la cercana Sonia con sus piernas sumisas.

Intenté aproximarme a alguna de ellas, pero todas eran tan apetecibles que dudé a cuál elegir, y ellas sin dudarlo se aproximaron paulatinamente a mí.

Luego llegó el infierno y la agonía. Una me arrancó la ropa, otra el pelo, aquélla las piernas, ésta los brazos, la quinta el corazón y la última gustosamente la polla.

Se habían vengado por mis infidelidades, por mis mentiras, por mi falta de mimos, por mi desconsideración, por mi frialdad y por usarlas única y exclusivamente para el placer carnal.

De esta forma tan honrada, me dieron muerte mis seis bellas amantes.

Iraultza Askerria