Hambre

Photo - {author}Hambre. Hambre de tu corazón herido por el hambre. Hambre por comer insípidas criaturas rojas. Hambre de tus muslos de esponja y de tu pubis rosa. Hambre, hambruna, hamburguesa de aceite. Imagen de tu sexo hendido, sabroso, deleite. El hampa del vicio y el deseo. Hambreo sólo de pensar en ello.

Hambre tendrás de no comerme. Hambre tengo de que no me comas. Hambre padezco al no devorarte de los pies a la boca, hamacando tu cuerpo hambrío. Mi corazón hambrón, mi alma hambrienta, mi yo corroído por la inanidad, por la inanición, por sentirme exangüe y desnutrido, ambiguo en la ambición de comerte y dejarme comer.

Moriré de hambre en tu ausencia, matándome poco a poco a base de dulces ambarinos y refritos ambrosianos, hasta que llegado el momento encuentre mi banquete en el plato de tus labios flanqueados por los cubiertos de tu pecho.

Y entonces, te comeré y te quitaré el hambre.

¡Contenido extra!

En este breve texto pretendía divagar en la aliteración y la paronomasia, acercándome a los conceptos del término ‘hambre’ y a sus variantes, tanto etimológicas como fonéticas. Aunque el intento no termina de convencerme, espero que el lector haya disfrutado de la lectura, sin trastabillar entre tanto repetición de sílabas.

Gracias por suscribirte al blog. Sólo por ser seguidor de esta bitácora, podrás leer este contenido extra.

Avellana

Photo - {author}
Quiero pelarte como a una avellana, quitarte el sobrante de tu cuerpo y dejarte desnuda y pura, ante mi ávida mirada. Recorrer tu afrutada piel con la lengua, prodigando entre sus lunares y recovecos el claro color de la saliva. Como a una avellana seca, quiero abrirte con los dedos, lentamente, ayudándome de la boca para infundirte aliento. En esa humedad que te transmito, me deslizaré por tu diámetro desvestido hasta encontrar la punta rosa y extendida ante mí. Besaré y embriagaré tu cáscara fibrosa, haciendo madurar la sensación, haciendo que acreciente la pasión, haciéndote enloquecer en el inmenso placer de quererte.

Iraultza Askerria

Los devoradores de carne

Logroño'09 san Bartolomé sarcófago gótico - Fernando LópezEsta misma semana se ha publicado en el blog Las dos vidas de las palabras un artículo que versa sobre el origen etimológico de la palabra sarcófago. Agradezco a Juan V. Romero, autor del mencionado blog, la oportunidad de permitirme colaborar en su espacio, en un intento de divulgar la fantástica historia de las palabras, siempre para esclarecer curiosidades, dudas, y en fin, para desentrañar un idioma tan hermoso como éste.

Os dejo a continuación el enlace directo al artículo Los devoradores de carne o la etimología de sarcófago, una entrada que espero cause expectación.

Iraultza Askerria