El caballo de Helena

Caballo 003 - {author}Sobre la alfombra de la habitación, reposa un caballo de juguete. Está esculpido en madera, con unos ojos cilíndricos de color azul que parecen estallar en lágrimas. En su lomo se ha cincelado un epígrafe con letras rojas, apasionadas, llenas de cariño. Rezan lo siguiente: “betirako maite zaitut”, y debajo, con una grafía diminuta, aparece el nombre del escultor. Al lado, el de la princesa a quien va dedicado semejante regalo. Un juguete con forma de caballo y corazón que llora ante la soledad a la cual se le ha desterrado.

En la misma habitación, en una cama individual que limita con la alfombra, se escuchan unos gemidos intermitentes, agudos e intensos. Los muelles del colchón gritan infieles ante la ofensa de su uso. La almohada se encoje ante el sudor lujurioso de los dos amantes. Y el caballo de madera, exiliado en la alfombra, contempla entre lágrimas cómo su amada abre las piernas a un amor desconocido.

El aire se vicia y la luz se ensombrece; los segundos se ahogan y el cariño agoniza; la vida parece una ironía y la muerte un destino anhelado. Ante los ojos del juguete de madera, su Helena ha regresado con Menelao.

El caballo cierra los párpados, incapaz de asistir a tanta deslealtad y desapego. No quiere mirar; se enclaustra en sus pensamientos recordando el duro trabajo que le supuso al escultor tallar su cuerpo.

Unos minutos después, el hombre se baja de la cama y aterriza encima del juguete de madera.

El caballo se parte en dos, como un corazón roto.

Iraultza Askerria

Caballo de plata

Caballo blanco - {author}Galopa con las crines al viento un caballo blanco, portentoso y recio, repleto de una fortaleza casi inmortal. Su hocico relincha grave y firme, ahuyentando las nubes grises que se agolpan en los límites del cielo.

La tierra se ahueca bajo las pezuñas y resuenan los cascos cual timbales de orquesta. Su belleza imborrable ilumina el mundo oscuro recortado a su alrededor. Parece una antorcha blanca, fogosa y apasionada.

Nada se interpone en su camino hacia lo infinito, hacia el más allá. El mundo le pertenece y él lo sabe bien.

Cabalga en sus lomos un jinete etéreo, un hermano del caballo, un espíritu aunado a él. Juntos atraviesan la vasta pradera, sin temor a posibles obstáculos, sin miedo a caer o a tropezar. Tal es la seguridad que despide el caballo de plata que incluso la brisa se silencia ante su trote tendido.

El sonido del galope se pierde en el tiempo, volviéndose un eco imperecedero que nunca termina, quedando arraigado en la memoria. Parece una melodía, una música que invita a beber de la vastedad del universo.

El hijo del viento y el caballo de plata avanzan hacia lo eterno besando la libertad.

Iraultza Askerria