Rocío

Just Drops - Dr.  AzzacovTomillo espolvoreas en mi cara,
tal que un polvo de estrellas o de nieve
como el agua bendita que en un ara
derrama el sacerdote sobre un bebe.
¡Ay si el sol en mi rostro despuntara
no se apropie del agua que en mi llueve!
¡En mi rostro ojalá siempre quedara
tus besos de perfume blanco y leve!
¡Ay señor, ya amanece allá a lo lejos!
Y ella del bosque atroz desaparece,
bajo el pobre sol mueren sus reflejos.
La noche a los demonios deja paso,
el día vil con fuegos amanece
y yo esperando quedo al nuevo ocaso.

Iraultza Askerria

¡Contenido extra!

Quizá le gusta saber al lector que he tardado nada menos que tres años en encontrar un título para este poema. Ahora, sin embargo, veo tan claro el nombre del soneto que me resulta extraño saber cuánto tarde en bautizarlo. A veces, la creatividad necesita un largo espacio de tiempo para seguir produciendo.

Gracias por suscribirte al blog. Sólo por ser seguidor de esta bitácora, podrás leer este contenido extra.

Coméntanos... ¿qué opinas?