Muerde

Scary creatures that jump at you - Kevin DooleyMuerde insana avaricia con tus dientes oxidados. Carcome el humano espíritu abandonado a expensas de un tesoro. Alimenta un ego inútil inservible ante la advenediza muerte; como inservible es la materia que custodias en tu bolsa de cuero.

Muerde maldita codicia oxidada por el desapego. Devora el alma ajena que labora bajo tu yugo. Consume los sudores de los árboles ancianos, inclinados y humillados por tu falta de honradez.

Muerde, carcome, alimenta. Muerde, devora, consume. Bolsa creciente de riqueza fútil, de valor variable, de dinero famélico, de patrimonio oculto, de traicionero interés, de loco e inconstante ir y venir, arriba y abajo, tira y afloja.

Muerde hasta agotarte, muerde hasta flaquear, muerde hasta perder las fuerzas y desgastar los incisivos. Muerde. Muerde por última vez, y luego… ¡muérete!

Iraultza Askerria

7 comments on “Muerde

  1. ¡Bueno Iraultza!!.
    No es casual que los grandes guerreros de la historia, me refiero a los de verdad y con cojones, también hayan sido, algunos buenos y otros mediocres, poetas.
    Acabo de leer “Muerde” y siento que leí un puñetazo inteligente en la boca del estómago de tantos y tantas que lo merecen.
    Paco Ibañez canta una canción que se llama “La poesía es un arma cargada de futuro”, y dice en una de sus partes: “maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales”.
    Salud.

  2. Un tema de rabiosa actualidad, claro que dando un paseo por la historia del hombre se podría decir que ha estado permanentemente de moda, así pues deducimos que es de condición humana, por ende un clasico en la literatura, tu relato tiene fuerza expresiva, denota esa rebeldía con la estupidez humana que se instala en la inteligencia, un enfado sostenido, algunos ilustres vascos de la literatura les pasaba.
    Saludos

  3. Pingback: El blog de Iraultza – salvela

Coméntanos... ¿qué opinas?