Intento fracasado de soneto

“Escríbeme un soneto”, díjome ella.
“¿Cómo quieres la rima?”, inquirí.
“No me importa, con tal que sea bella
y que salga cariñoso de ti”.

“Y el tema, ¿en qué quieres que haga mella?,
buscando la respuesta le insistí.
“Tal vez: piensa que yo soy tu doncella;
tú, caballero audaz que lejos vi”.

Reí por la propuesta y la besé.
Le prometí el soneto a la mañana
que convirtióse en épica más ancha.

En darle un nombre décadas tardé
para entonces mi amor era una anciana.
Nace así Don Quijote de la Mancha.

Iraultza Askerria

Coméntanos... ¿qué opinas?