Fundirse

Photo - {author}El viento agitaba las cortinas de una ventana entornada. Tras el vano, un colchón vibraba cadenciosamente, al ritmo controlado de unos cuerpos que se amaban. Se escuchaban sonidos tiernos, el frote de las caricias, los inocentes mordiscos que comían una boca y unos pezones erectos. Dos jóvenes bailaban al son de sus sexos, en una fatigosa salsa de excitación y placer. No pensaban en nada más. No calculaban nada más. Solo contaban los segundos y sincronizaban sus orgasmos, mientras los ojos se hundían en la mirada ajena, fundiéndose y fundiéndose y fundiéndose para renacer después con un suspiro de placer.

Iraultza Askerria

Coméntanos... ¿qué opinas?