En la ducha

Photo - {author}Rodeándote la cintura desde la espalda. Mi pecho pegado a tu piel tersa, con tus omóplatos sobresaliendo tiernamente de la epidermis como si quisieran obstaculizar el avance de mi aliento. Más abajo tu culito ideal siendo presionado por el pene erecto, mientras por delante, una mano ansiosa discurre por las raíces de tu incipiente vello hasta la juntura de las ingles.
Ambos desnudos como dioses griegos, en un baño rodeado de mármol, columnas dóricas y frontones fidíacos. El reflejo de nuestra carne excitada buscándose a contraluz de un espejo rectangular. Unos dedos explorando otros dedos, y después, un cuello que se gira, una cabeza que persigue y un beso contraído como una alianza matrimonial.
Luego, tú y yo trastabillando hacia el plato de la ducha, cuya frialdad pronto calcinamos. El agua helada, después tibia, finalmente ardiente; y tu piel mojada por mi lengua ansiosa de penetrarte. Pero en tan pequeño cubículo, apenas podemos maniobrar tú y yo más que como un sólo cuerpo que lucha contra la potestad del jabón y la espuma. Nos enjugamos y nos manchamos de sexo. Te golpeo contra la pared y me arañas la espalda. Rebusco en la invidencia el paso de tus muslos y tu mano experta dirige el miembro hacia la entrada de Dios.
Y como tal, te elevas sobre mí, levitando sobre mi cadera. Bajo tus huesos, me derramo en tu interior. El constante ir y venir de mi flujo sanguíneo por el vaso de tu vientre. Una sola alma, un sólo cuerpo; y el agua, siempre insistente, refrescando esa femínea carne y ese ímpetu viril tan disfrutados.

Iraultza Askerria

Coméntanos... ¿qué opinas?