La tabernera

Photo - {author}Allá en los albores de este siglo, conocí a una tabernera fea, fondona, vestida de cinturones que parecían faldas y delantales más largos que una mesa de comedor. Un tímido bigote le asomaba sobre el labio y unas frondosas cejas coronaban su testuz de calabaza. Los parroquianos la llamaban burlonamente «la Macha», riéndose a su costa.

Yo sentí lástima por ella, o quizá odio hacia aquellos borrachines de mala lengua. En esto estaba, cuando resolví acostarme con ella esa misma noche. De lo que ocurrió en su dormitorio nada os diré. Pero sí las consecuencias de aquella relación:

Debido a mi incipiente fama, «la Macha» comenzó a protagonizar las portadas de las revistas del corazón, a exhibirse en los programa de tertulia de sobremesa y a ganar más y más dinero debido a las entrevistas y a la prostitución de imagen.

Yo desaparecí de su vida, pero los parroquianos que tanto la habían menospreciado, comenzaron a cortejarla con rosas, poemas, cartas de amor y mil y un requiebros.

Ninguno consiguió nada.

Iraultza Askerria

El amor de mi vida

copa y papel arrugado - {author}

Los versos se acumulan entre dolor y retazos de papel. Las palabras se amontonan ante el espejo de la soledad. Y tú en ellos apareces, como una estrella de fugaces resplandores, iluminando la desdicha de mi vida con el fuego del amor. Pero tan rápido como llegas, marchas, ¡desapareces!, y la efímera fortuna, agotada, me estrangula. El desgarro de tu ausencia me mata; la incapacidad de mis deseos me ahoga, y todo víctima de un sentimiento que sólo a tu lado puede ser hermoso.

Doy la vuelta a la hoja, la observo entre lágrimas. Los versos se destiñen ante mi lamento, y la tinta -color de mi sangre- me envenena. Aprieto el papel con la ira de mis puños, harto. Con furia arrojo la hoja lejos de mí, en un intento vano de alejar mi pesar. Pero al volver la cabeza, encuentro sobre mi escritorio más y más papeles que se abalanzan sobre mí, siendo tan solo un cúmulo de sueños y fantasías con forma de frases armoniosas. Nada más que una plaga de poemas, desconocidos por la musa que los inspiró. Por ti… mi vida.

¿Qué es la vida sino un momento?
¿Qué eres tú si no la eternidad?
¿Qué soy yo si no un lamento
y un resto de soledad?

Tantos versos se abren y luchan por salir a flote, como inmensa es la impotencia que me roe las vísceras. La furia me embarga, y solo hay oscuridad mientras mis puños se ceban con los hijos que yo mismo escribí. Los papeles blancos se tornan rojos y mis uñas sangran, sangran por pecadoras. En la habitación del demonio, gritos dementes y desgarradores dan la bienvenida al infierno.

Pero entonces, todo termina y el caos se diluye bajo la fuerza del cariño. Porque entre los inútiles papeles garabateados, surge una pequeña foto, un retrato de tu rostro que, majestuoso y divino, surte efecto ante el caos incontenible que me asola.

Los ojos de almendras, llenos de vida; los cabellos de ébano y lisos como un océano templado; las mejillas tersas y dulces; y los labios de fresa llenos de secretos. Todo ello se dibuja en la fotografía bajo el pincel de una sonrisa, de tu sonrisa. Una sonrisa que retrata en una pequeña lámina de papel la imagen más bonita del universo entero.

En ese instante, comprendo por qué te amo tanto y, más aún, por qué te necesito tanto. Aferro el retrato con fuerza y lo acerco a mis trémulos labios. Te beso como si fuese el último beso…, que te di… o que te daré… ¡quién sabe! Pero te beso con fuerza, con total ternura, sabiendo que eres el único amor de mi vida.

Iraultza Askerria

 

Un cuento de dragones y lagartijas – Érase una vez

The Dragon of Hell - {author}Érase una vez un dragón llamado Eigon.

Vivía solo en una montaña, sin ninguna compañía. Había abandonado su hogar natal en la Tierra de los Dragones porque los demás miembros de su raza se reían de él. Eigon era un dragón adulto y fuerte, pero a pesar de ello, aún no había aprendido a echar fuego por la boca. Y eso le avergonzaba tanto que se había exiliado voluntariamente. Desde entonces, Eigon había vivido muy lejos, en lo más hondo de una gigantesca montaña. Su única compañía eran las lágrimas.

Un día que Eigon estaba llorando en el fondo de su gruta, una pequeña lagartija se topó con él. La lagartija se detuvo para ver de cerca al dragón, intentando adivinar por qué lloraba. Las lágrimas que caían de sus enormes ojos dorados eran tan grandes como ella misma. Tuvo que andar con mucho cuidado para llegar hasta él.

—Hola, dragón. Dime, ¿por qué alguien tan poderoso y grande como tú está llorando? Tú no puedes tenerle miedo a nada.

Eigon no contestó. Escondió la cabeza entre las garras. No quería que nadie le viera llorar. Ni siquiera aquel diminuto reptil. La pequeña lagartija insistió:

—¿Cómo te llamas? Mi nombre es Tija. ¿Y el tuyo?

—Eigon —respondió el dragón, sin ganas de hablar.

—¿Eigon? ¡Me gusta! Cuéntame qué te pasa. Tal vez pueda ayudarte.

Al principio, Eigon no contestó. Se sonrojaba incluso ante aquel pequeño animal de larga cola, del tamaño de uno de sus dientes. Pero poco a poco, hizo frente a sus miedos. Y aún con lágrimas secas en sus resplandecientes pupilas, dijo:

—Estoy triste porque no sé echar fuego por la boca.

Tija lo miró sorprendida, no sabía muy bien qué intentaba decir.

—¿Y eso es malo?

—Soy el único de mi especie que no puede hacerlo. El único dragón. Soy una ofensa para mi raza.

Tija se quedó un instante pensativa. Luego añadió:

—Ahora entiendo por qué lloras tanto. Pero no te preocupes, creo que puedo ayudarte.

—¿De verdad? —exclamó Eigon, emocionado.

Ella lo miró, con una sonrisa:

—Sí, estoy segura.

Los dragones eran los seres más maravillosos del mundo. Eran hermosos y también fieros, pero siempre benévolos. De corazones orgullosos, pocas veces perdonaban a un malhechor o aceptaban en su clan a alguien que no fuera de su condición.

Y eso Eigon lo sabía muy bien.

Cuando conoció a la simpática Tija, nunca pensó que un animalito minúsculo y de voz estridente pudiese ayudarle a recuperar su honor. Seguía pensando lo mismo, pero no tenía nada que perder.

—¿A dónde vamos?

—A las casas de unos viejos amigos míos.

—¿Y esas casas están en unas montañas?

Eigon levantó la mirada. En lo alto de los montes, las cimas estaban nevadas. Por suerte para él, no tendrían que subir hasta arriba.

—Es aquí —indicó Tija.

—¡Impresionante! —exclamó Eigon.

Frente a ellos se alzaba la enorme entrada a una cueva. Las piedras habían sido esculpidas con habilidad. Las más altas se elevaban por encima de la cabeza del dragón. Era gigantesco. Si allí dentro vivía alguien, debía ser dos veces más grande que él.

—¿Quién vive aquí dentro? —preguntó Eigon, receloso.

—Tranquilo, no tengas miedo.

Y la lagartija se escabulló al interior de la caverna, rápidamente.

Eigon se lo pensó dos veces antes de entrar, pero luego no le quedó más remedio que hacerlo. En el interior, un túnel infinito iluminado por antorchas se abría paso hasta el corazón de la cordillera. Al final, llegaron a una enorme estancia que sujetaba mediante columnas de mármol el peso de las montañas. En la oscuridad, surgieron varias sombras, pequeñas y robustas, con el rostro oculto por tupidas barbas de varios años. Eran enanos, los habitantes más misteriosos de Gea.

Tija los saludó con alegría, volviéndose a reencontrar con viejos conocidos. Los anfitriones le dieron la bienvenida unánimemente. Pero ante el dragón se mostraron un tanto desconfiados. Cuando Tija les contó el grave problema de Eigon, los enanos estuvieron más que dispuestos a auxiliarle.

Durante siglos, las cavernas y las montañas más frías habían sido hogar de los hábiles enanos. Con sus magníficas dotes como arquitectos, escultores y mineros hacían de sus cavernosas moradas verdaderos palacios. Además, los enanos también eran excelentes herreros y sabios conocedores de la alquimia. Si alguien podía ayudar a Eigon a recuperar la fe en sí mismo, eran los enanos.

Los primeros días de convivencia fueron duros para el dragón. Necesitaba salir al exterior y volar por los cielos, pero allí dentro era imposible. Ni siquiera podía extender las alas y planear unos metros sobre el suelo.

Por suerte, tenía a la agradable Tija como compañera. Con ella entabló una profunda amistad.

Pasaron los días y los enanos enseñaron a Eigon los secretos del fuego. Al principio, y para desesperación del dragón, las lecciones iniciales eran pura teoría química, donde pautas sobre elementos naturales se confundían con la base científica. El dragón se aburría sobremanera, con tanta lección intelectual. Sin embargo, los sabios enanos le exigieron paciencia y serenidad. “Espera, y sabrás”, solían decir, constantemente.

Y así fue como, dos semanas después, Eigon comenzó a expulsar de su boca los primeros vapores; y luego de un mes ya podía exhalar largas llamaradas y bocanadas de humo. Los enanos y Tija se entusiasmaron y Eigon por primera vez en mucho tiempo, sintió que todo iba bien en su vida.

Días después los enanos mostraron su cara más triste cuando tuvieron que despedir a la pequeña Tija y al gran dragón. Luego de tanto tiempo de convivencia, tenían que regresar al mundo exterior. Pero gracias a la espesa barba que cubría los rostros de los enanos, ni Tija ni Eigon percibieron la pena que sentían sus anfitriones.

Ya en el exterior y bajo un horizonte donde el sol irradiaba toda su fuerza, Tija y Eigon tomaron rumbo hacia las Tierras de los Dragones, el hogar natal de Eigon. Tija decidió acompañarle, al menos un trecho del trayecto.

Esa noche, acamparon en un claro cercano a un río y Eigon pudo encender una hoguera con el fuego de su propia boca. Antes de dormirse, el dragón, entusiasmado por sus logros, estuvo contando historias de sus parientes y de lo maravillosa que era la tierra en la que vivían ellos y los famosos dragones blancos. Eigon no se dio cuenta, pero cuando terminó de narrar las leyendas draconianas y se acostó, Tija estaba melancólica.

Al día siguiente, el dragón se despertó tarde. Había tenido un sueño muy bonito donde el rey de los dragones le nombraba guardián de las Tierras de Fuego. Se dio la vuelta para contárselo inmediatamente a Tija.

Entonces se asustó.

La pequeña lagartija no aparecía por ningún sitio. Eigon se alzó sobre sus garras y echó a volar por encima del bosque. Escudriñó con ojos de lince cada arbusto y matorral en busca de su amiga, y finalmente, la encontró agazapada bajo una roca, junto al río.

El dragón descendió hasta allí.

Tija estaba llorando.

—¿Qué te ocurre? ¿Qué te pasa? ¿Por qué lloras?

Tija se sorprendió de ver al dragón, y al instante, ofendida, corrió a esconderse en el fondo de su escondrijo, donde Eigon no pudo verla.

—¡Vete! —sollozó ella—. No quiero que me veas llorar.

—¡Vamos, Tija! Sal de ahí. Tú me viste llorando y me ayudaste. Ahora me toca a mí ayudarte a ti.

—¡No!

Eigon sabía que sería incapaz de convencer a Tija con palabras, así que hizo uso de su descomunal fuerza y levantó la roca. La lagartija quedó a la vista del dragón.

Seguía llorando desconsolada.

—Dime, Tija. ¿Qué te ocurre?

—Mírame, Eigon. ¿Cómo soy?

—Pues… —dudó el dragón, desconcertado—. Eres muy bonita.

—¿Bonita? ¡Mírame bien! Soy minúscula, diminuta, pequeña. Quiero ser como tú. Grande, enorme, ¡y poder volar por el horizonte! Pero sólo soy una lagartija. Una pequeña lagartija. Quiero ser una dragona.

Y volvió a llorar, desilusionada.

—Escucha Tija, quizá podamos cumplir tus deseos. En la Tierra de los Dragones vive un poderoso mago que tiene fama de cumplir los anhelos de las personas bondadosas. Tal vez pueda convertirte en una dragona si lo deseas de verdad.

—¡En serio! ¿No estás bromeando? —preguntó Tija, esbozando una sonrisa.

—No, jamás te haría una broma de mal gusto. Vamos. Cuanto antes lleguemos a la Tierra de los Dragones, antes conocerás al famoso mago.

Y de esta forma, Eigon y Tija tomaron rumbo hacia una nueva aventura, buscando cumplir el sueño de nuestra simpática protagonista.

Iraultza Askerria

Placeres solitarios

Photo - {author}

La saliva me cae por la barbilla mientras esbozo una sonrisa de euforia. Noto la humedad llegar hasta mi cuello, y a partir de ahí, unirse a los latidos de mi corazón revolucionado.

Ante mí, la gente pasa a toda velocidad, como en un circuito de fórmula uno. El humo borbota en el ambiente cada vez más denso y constantemente regenerado por las caladas de los cigarros liados.

Alguien se detiene ante mí y me dice algo. Sólo me quedo con el hedor a ron viejo de su voz. Otra persona se sienta violentamente en el sofá, junto a mí, entre carcajadas. Me imagino hundiéndome en el almohadón, directo al infierno, y que esas carcajadas son las risas del diablo. Diablo, buen amigo, dame una dosis más… a fuego lento.

Comienzo a desternillarme de risa. Es muy gracioso, hilarante; pero vosotros no lo entendéis. Mi compañero del sofá también se ríe, pero solo él sabe por qué. La música da un respiro entre canción y canción, lo cual me permite escuchar mejor la voz de mi acompañante. Creo que es una chica. Me giro para comprobarlo. Sí, es una chica, bonita chica, vestida únicamente con una falda negra y unos botines grises.

Sin pensarlo mucho, me inclinó hacia ella y comienzo a lamerle los pezones. Estoy salivando tanto que pronto sus pechos están inundados, hasta el punto que me ahogo en mi propia saliva. Levanto la cabeza y la miro a los ojos. Soy incapaz de atinar la forma de sus cuencas ovaladas; no las veo, y si lo hago, se me figuran agujeros negros que me devoran el alma. Cierro los párpados y me dejo arrastrar hasta la puerta de sus labios. Saben a alcohol, a marihuana y a saliva que no me pertenece. Incluso, su lengua juguetona me evoca el aroma del sexo femenino, húmedo y lubricado. La mía no es la primera concavidad que visita esta noche.

Aunque la chica besa con maestría, me canso rápidamente de sus besos insípidos. Necesito adrenalina, emociones, vacilación, espanto; algo que me ponga cachondo de verdad. Nada de cuerpitos cálidos tan vacíos de amor como de razón.

Me alzo del sofá donde he permanecido las últimas horas de la noche. Ni siquiera me despido de mi fugaz amante. Me encamino hacia el mueble bar sorteando a la gente que baila y se zarandea como péndulos atemporales. Al final, llego al mueble. Huelo, saboreo y engullo todas las botellas de licor, pero ningún sabor me resulta exquisito; mucho menos vivificante.

Me vuelvo hacia la pista de baile. Veo sombras y luces que danzan al son de un sonido funestamente irritante, como las campanas de un entierro. Perfiles de jóvenes amándose, tocándose, bebiéndose a sorbos entre carcajadas. Rock and roll al gusto de la marea. Pero las olas no me abrazan, no me acarician, ni siquiera las siento.

Comienzo a buscar entre la gente un aroma, un humo, un cigarrillo odorífero. Lo encuentro al final. Arranco una calada, aspiro, fumo y retengo. Lo siento dentro de mí expandiéndose en torno a mi alma. Pero no es suficiente, mucho menos emocionante. Sigo vacío, solo, desamparado e insensible, extraviado en placeres solitarios.

Empiezo a temblar de miedo. Tal vez haya perdido cualquier gusto por la vida y esté condenado al aburrimiento eterno. Solo se me ocurre una forma de descubrirlo.

Me dirijo con presteza al lavabo. El mármol pálido brilla amenazante. Pronto, unto su superficie con polvo de estrellas; nieve, azúcar, sal. Cuando el canuto está listo, lo coloco en mi nariz y aspiro con fuerza. Echo la cabeza hacia atrás, los ojos se me abren como platos y siento una enorme explosión en el interior de mi cuerpo. ¡Boom! ¡Boom! Y luego… de nuevo… vacío.

Me siento perdido, ni el alcohol ni la marihuana ni la cocaína; tampoco las mujeres. No siento placer por la vida, ni ímpetu para hacer o actuar. El tedio se abalanza sobre mí, acompañado de la indiferencia.

No lo soporto más. Abandono el recinto báquico y me extravío en la madrugada. Llueve ligeramente. Pienso que las gotas de agua me llenarán de vida al rozar mi rostro, pero las siento como un escupitajo.

Sigo capitaneando la espesura de la noche. Quiero que la oscuridad me succione, me convierta en una sombra, me haga desaparecer de un mundo que ha perdido cualquier tipo de interés para mí. Si muriese ahora, nadie me recordaría. Ni siquiera sentiría dolor por la muerte.

En ese instante, llego a un amplio soportal. Su interior está resguardado de la lluvia y el frío. Al fondo, vislumbro la figura de un vagabundo cobijado dentro del recinto. Está tendido en el suelo, dormido bajo un montón de cartones viejos.

Entonces, sonrío. Quizá haya encontrado al fin el placer por la vida.

Me pierdo en el interior del soportal y me acerco sigilosamente al vagabundo. Cuando llego a su altura, le observo como una madre mira a su hijo: con un intenso cariño. Estoy deseoso de ampararlo.

Amago una sonrisa y mi rostro se llena de crueldad.

Me abalanzo sobre el vagabundo como un lobo, como un cazador, como un loco que ha perdido la razón. Le propino un fuerte puñetazo mientras él se debate desde el suelo. Pero mi peso le ha inmovilizado y no tiene fuerzas para responder. Acerco las manos a su yugular, cierro los dedos alrededor de su cuello y aprieto… y aprieto con pasión, con lujuria, con descontrol.

Siento las sacudidas del orgasmo revolverme las entrañas. Se me pone dura y empiezo a sudar. Mi respiración se acelera. La de mi víctima desaparece poco a poco mientras yo me acerco al clímax. Tan agónico, tan exquisito.

Poco después, el vagabundo deja de forcejear. Cae lánguido, inerte, muerto. Yo sonrío, complacido y gozoso. He encontrado un nuevo placer en la vida, mucho más satisfactorio que el sexo, el rock and roll o las drogas.

Ahora, ya entiendo cómo se forman los asesinos.

Iraultza Askerria

Una tarde corriendo

Photo - {author}Aquella tarde salimos a correr. ¿Lo recuerdas? No hacía mucho calor, pero se estaba bien a tu lado. Incluso, me atrevería a decir que, salvo nosotros, el resto del mundo se estaba congelando en su frialdad. Así son los sentimientos, un verdadero amparo contra la temperatura.

Después de la tercera vuelta, te quitaste la sudadera y la ataste a tu cintura… ¡Cuánto deseaba yo atarme a ella! Emprendimos la marcha y después de la primera zancada no pude evitar atisbar tus pechos contonearse bajo la camiseta de color crema. Parecían las manzanas del Árbol del Conocimiento. Lujurioso pecado, tomar tus frutos y probarlos… ¡Qué apetitoso! ¡Cuánta lascivia recorría mis venas!

Al respecto, hice algún chiste jocoso y tú me atravesaste con la mirada. No era la primera vez ni sería la última. Tengo el defecto de decir siempre lo que pienso. Soy así. Hombres.

Sin mayor reparo, seguimos nuestra carrera alrededor del polideportivo. La pista estaba vacía. Nos acercábamos irremediablemente a las diez de la noche, hora en la que la gente normal se recogía en sus casas. Pero ni tú ni yo éramos prototipos corrientes. Seguimos al trote un buen rato, hasta que nos cansamos.

No sé cómo, pero me convenciste para que te acompañara a casa de tus abuelos. Extraño que dijera que sí. Aunque no puedo arrepentirme de la elección, porque fue un paseo dulce, ameno y agradable. Nos cruzamos con personajes embozados en chalecos negros, mujeres más llenas de arrugas que de piel, adolescentes acosados por cenicientas nubes de tabaco y atronadores coches que parecían haber brotado de la jungla. Pero ante tanta imperfección, tu belleza lo deslumbraba todo. Todo.

Al llegar al porche de la casa de tus abuelos, te detuviste frente al portal. Bajo la luz de las estrellas -llamemos estrellas a tus ojos, porque la contaminación lumínica nos impedía disfrutar de los astros celestes-, me miraste con una mezcla de sobresalto y necesidad. Te despediste con tu innata suavidad, deseosa de desaparecer.

Pero yo no lo hice. No pensaba hacerlo. No pensaba perder una oportunidad tan buena.

Te besé, furtivo. Como un ladrón que acomete a su tesoro. Rocé tus labios apenas un segundo y me supieron a polvo de estrellas. Ricos como un sueño de algodón. Tú temblaste, y no dijiste nada. Así que te volví a besar. Esta vez, te apartaste de mí, sobresaltada, y me dijiste:

—No ha sido buena idea.

Posteriormente, te escabulliste hacia la casa.

Yo sonreí, inmune al dolor. ¡Claro que había sido buena idea! Si no estuviera completamente seguro de que tarde o temprano te enamorarías de mí, no te habría besado. Es así de sencillo.

Y ahora que estás durmiendo entre mis brazos, comprendes que tenía razón.

¿Verdad?

Iraultza Askerria

El mundo nos pertenece

Besos / Kisses - Macnolete—El mundo nos pertenece —susurré.

Luego me incliné sobre su cuerpo y la besé tiernamente. Mis labios se derritieron sobre los suyos, fundiéndose en una única boca. Bebimos a sorbos nuestras voces anhelosas mientras caminábamos por las arenas de nuestras carnes, donde nos hundimos en un abrazo cómplice para luego ahogarnos entre los dedos del otro. No sé cuánto tiempo se prolongó aquel arrebato de pasión y delirio, pero recuerdo que cuando mis labios estaban ya secos por la sal de su boca, los suyos dejaron de besarme, como si el bravo oleaje de un desafiante mar cesase en su pugna de conquistar la tierra.

En la cenicienta penumbra del pequeño salón, nos perfilamos, ella y yo, sobre el mullido sofá. Sus ojos, tiernos como una sonrisa, y su sonrisa, resplandeciente como unos ojos, se me aparecieron en la oscuridad de la noche como un regalo de Dios, como un fruto del Edén, como una luz celeste. Su presencia era divina; esencia de ninfa y benevolencia de serafín.

Nos mantuvimos largos minutos, quizás horas, no lo sé, con la mirada perdida en los ojos del otro y la sonrisa reflejándose, como un sueño de primavera, en los dientes ajenos. El tiempo parecía lejano, como parte de una realidad paralela que no podía penetrar en el estrecho y dichoso universo de dos enamorados; tal éramos ella y yo.

Contemplando directamente los soles de sus ojos, me embriagué de su beldad. La penumbra los maquillaba con un aura prodigiosa, donde los destellos del iris sobresalían como una luna ardiente en una noche cerrada. Abrió los labios para decir que me amaba. Su posterior sonrisa me mostró el deseo que crepitaba dentro de su alma y que se percibía en el sudor de su piel, cuyo aroma tan finamente intenso me hacía desfallecer. Me besó con arrebato. Sus labios sabían a lujuria.

La miré un instante y luego se abalanzó sobre mí.

Me arañó la espalda y me arrancó con furia la camisa que cubría mi torso. No pude más que rendirme a su dominio de mujer. Sabía de antemano, y lo había aprendido con el devenir del amor y del sexo, que no se podía vencer a una mujer en celo. Me limité a saborear el dolor provocado por sus uñas y sus dientes, que pintaban sobre mi cuerpo un húmedo cuadro, entintándome además, de su rica saliva. Besó mi piel y devoró mi alma. Después de eso, lo único que quedaba de mí era un corazón débil y apocado.

Al trasluz de las estrellas, su rostro parecía un seductor misterio. Mi cuerpo, ansioso del suyo, no podía más que abandonarse a la pasión. La besé con ternura y suavidad, combatiendo la fiereza con la que me había domeñado hasta aquel momento. Ella, quizá por el cansancio de su ira celosa o por la apetencia de que la llevara al cielo, se rindió ante mí. Cerró los ojos y se mordió el labio, mientras los míos descendían por su cuello hasta alcanzar los botones de una chaqueta plateada. Los desaté con la torpeza promovida por la penumbra y el desvarío de la lascivia, mientras ella lanzaba la cabeza hacia atrás, mostrando tímidamente el sujetador carmín que abrigaba sus senos. El sostén formaba dibujos de flores sobre sus pezones almendrados. Muy pronto, su torso estuvo desnudo. Ayudándome de las manos, acaricié y besé el contorno de sus pechos y trepé poco después por ellos con miedo, como quien escala la ladera de un volcán a punto de erupcionar.

Levanté el rostro y vi el suyo descompuesto por el placer del momento, con los labios abiertos, las mejillas encendidas y los ojos entornados para contagiarse del excitado ambiente.

Oí un suspiro quebrado acercarse a mi oído, y como la voz, tan cristalina y pura, me rogaba como un moribundo, que le hiciera el amor. Recordé aquella lejana vez en la que ambos nos fundimos, temerosos de que sus padres nos descubrieran repentinamente, en un rincón de su habitación bajo la luz del atardecer estival.

Ahora, empero, nos encontrábamos solos y en intimidad, señores de nuestro pequeño imperio secreto y dueños de una inmensa felicidad. De ahí, que hiciera caso omiso de su agónica súplica por empezar ya y terminar cuanto antes el preciado actor carnal. Me reduje a rodearla con los brazos y a besar lentamente su fino vientre, desde donde podía escuchar nítidamente los latidos de su corazón desbocado.

Noté sus dedos encerrándose entre mis cabellos, y sus uñas, dementes, clavarse en mis sienes. Me arrastró la cabeza como si quisiera guiarme por los recónditos secretos de su cuerpo. Sabía conscientemente qué era lo que tanto anhelaba; pero no iba a rendirme tan dócilmente a sus impulsos.

La cogí de los brazos y le eché los mismos hacia atrás, por debajo de la nuca. Me quité el cinturón y até sus manos. Ella se rió de mis intenciones y dio permiso para rendirse ante mí, para que hiciera con ella todo cuanto quisiera, o todo cuanto quisiera ella.

Volví a empezar desde principio. Descendí por su tierno cuerpo, mordiendo y besando su fogosa carne, apeándome en su garganta, en sus montañas y en su acantilado, y me detuve ante el ceñido obstáculo de unos pantalones vaqueros. Mordí el botón de la prenda con suma sensualidad mientras desabrochaba la cremallera. Ella, con los ojos cerrados y el cuerpo transpirando de placer y delirio, levantó levemente la cadera, al tiempo que sus muslos se abrían a orden de mis brazos. Los pantalones desaparecieron de la escena en pocos minutos, acosados por la ropa interior. Un instante después la tímida pradera de ébano asomó ante mí respirando con libertad.

Como un zorro sigiloso me introduje a golpe de beso en sus húmedos secretos. La banda sonora de sus gemidos me guiaba como un ángel guía a su profeta hacia la Meca. No dudé en atravesar los límites del pudor, tan seguro que estaba de alcanzar mi objetivo: su corazón y su éxtasis. Mis labios jugaban con los suyos y mis dedos hacían a su vez de veteranos jugadores de billar. Me sentía ebrio bajo su influjo carnal, ido, loco, demente, atormentado por una felicidad contagiosa. Con los ojos cubiertos por las sombras, mi tacto me devolvía el sabor del amor y mis oídos las muestras de agradecimiento de mi amada. Año tras año, la misma dulzura exquisita de su cariño me había arropado, y década tras década iba a ser así. Siempre un inicio, siempre como una primera vez.

Varios minutos después, erguí la cabeza y la miré a los ojos. Los tenía cerrados, los labios ligeramente abiertos y las mejillas ardiendo como un volcán. Parecía fatigada, cerca de la agonía, ese sentimiento tan próximo en intensidad al éxtasis.

—Princesa… te quiero —le susurré, muy cerca de sus pechos.

No escuché su respuesta si la hubo. Los dos estábamos demasiado abrumados por nuestros cuerpos. Acaricié su rostro con los dedos mientras desataba sus muñecas apresadas. Cuando al fin se sintió libre, enlazó las manos alrededor de mi cuello y me miró jadeante, suplicante, ansiosa. Junté mis muslos a los suyos y sentí como de su boca se exhalaba un intenso suspiro. Me uní a ella con la suavidad del rocío matutino.

Ella se abrazó con fuerza a mi espalda. A cada impulso, más se ceñía a mí, con cada penetración más intenso se volvía cada contacto. Estábamos fusionando físicamente nuestros cuerpos. Luego, al compás de nuestros suspiros quejumbrosos y con la combinación de sus gemidos y mis gruñidos, aunamos nuestras mentes. Y nuestros espíritus se enlazaron poco después, a medida que más cerca sentíamos el orgasmo final.

Vi, alrededor de sus ojos de miel, los colores de nuestros cuerpos fundidos en un solo matiz, los aromas de nuestra fogosa piel diluidos en un único olor y nuestro aliento licuado en la misma atmósfera. Y por si fuera poco, contemplé sobre su corazón el universo en el que vivíamos con sus millones de galaxias. Todo dentro de ella, todo dentro de nosotros. Dueños del cosmos.

—Cariño… —exclamó ella, rota por dentro.

Y yo del mismo modo, gritaba en mi interior.

Así alcanzamos el apogeo, acariciando por un instante la infinidad del universo.

Yo me derrumbé sobre ella, y ella disminuyó la presión sobre mi espalda.

Callados, silenciosos… Así estuvimos varios minutos. El uno abrazado al otro.

—Tenías razón —me dijo, aún con las punzadas del orgasmo palpitando en sus labios rojos.

—¿Sobre…? —pregunté, mirándola a los ojos.

—El mundo nos pertenece —respondió, silenciosa—. El mundo pertenece a los enamorados.

Iraultza Askerria

La casa abandonada

Quien tuvo, ¿retuvo? - Dani Sardà i LizaranNadie habitaba la casa desde hacía décadas. Estaba desolada, vacía, con los cristales rotos, las paredes desconchadas y el tejado desnudo de losas. Ningún hombre se había atrevido a entrar en ella, a ocuparla, a reclamarla para uno mismo. La vegetación que crecía incansablemente en los alrededores eliminaba cualquier deseo de posesión. Ni siquiera el ayuntamiento se había molestado en derruir la construcción.

Pasaron los siglos y el pueblo quedó desolado. Los milenios arrastraron la arena y el polvo, cubriéndolo todo del color de la miseria. Llegó un arqueólogo y comenzó a excavar.

Encontró la casa abandonada desde hacía milenios, que había permanecido en pie y fosilizada por una capa de vegetación.

En su interior no encontró nada, pero fue el mayor descubrimiento de su vida.

Iraultza Askerria

La princesa de Gades

Home - Juan Diego JiménezSara abrió entonces los ojos, y con ello, la costa gaditana se llenó de claridad. El sol fulguraba sobre aquella princesa, encamarada a lo alto del faro que alumbraba las caprichosas ondas del Atlántico. Su mirada de niña mimosa rivalizaba con la propia estrella solar. Eran unos ojos de noche estelífera, mucho más nítidos y profundos que la monumentalidad violenta del astro rey. Vida llena de vida.

La brisa marina le retozaba por la cara, creando tibios molinos en su cabello de ébano y agitando cada hebra en una profusión de destellos. El amanecer sonrosado simulando el pudor de sus mejillas virginales. ¿Había algo más bonito que aquel rostro asomado al fin del mundo? ¿Había algo más pleno e íntegro? ¿Más completo? ¿Más perfecto?

Cualquier hombre habría respondido con un no. Sara era la verdadera sirena de Gades, la gran perla de la Bética, la sensual bailarina que desafiaba a la mismísima Teletusa.

De hombros esbeltos y finísimo cuello. Estaba ataviada con un peplo escotado de albino color, y un cinturón que abrazaba su vientre de bizcocho dorado, como la cebada. Bajo los brazos desnudos, el vino fluctuaba trasportando dulzura y en las dársenas de sus dedos se cobijaba en tímidas palpitaciones.

¿Y en sus pechos? Allí brillaba una canción en aleluya, en la mayor, mástil inconmensurable de poesía. Ciertamente, aunque nadie en Gades lo supiera, Sara había recibido el don de Apolo. La décima musa. Sara era poetisa.

Había trascrito sus amores mirando al mar, a veces desde el Templo de Saturno, otras desde el foro, pero siempre con un pergamino y un cálamo, dejando a la imaginación desbordarse desde sus cuencas negras hasta la vastedad del cielo.

Frecuentemente, se despertaba en mitad de la oscuridad, recorría las calles adormecidas de Gades y trepaba por el faro del muelle. Desde la cima podía contemplar el crepúsculo en su máximo apogeo y escribir la belleza de las emociones. Tal y como había intentado hacer aquella mañana.

Pero en esta ocasión, no la habían conducido a lo alto de la torre marina ni sus ilusiones literarias ni su afán por contemplar la hermosura del universo. En vez de ello, gemebunda y llorosa, se había encamarado a la cresta del faro con la única intención de plañir. Desconsolada, perla de concha cerrada, henchida de heridas en el caparazón, cubierta de sal y desabrigada en una playa inhóspita.

La princesa moría de amor.

Aquel joven apuesto y franco, de cabellos rubios y acento íbero, había sido mandado a luchar a las Galias, bajo las órdenes de un general conocido por su temeridad. Cuando la noche anterior se habían despedido con un beso de fuego y nada más, Sara supo que nunca más volvería a verlo.

Ahora, con el joven exiliado a mil kilómetros, su corazón le llamaba a voces y la poesía de su alma brotaba a raudales por los poros de la piel, quemando e irritando las emociones. ¿Valía la pena escribir palabras de dolor, versos atribulados, lírica atormentada? ¿Valía algo la pena cuando el amor se perdía? ¿Y la vida, que era la vida sin un amante, sin una mano suave, sin un abrazo férreo más que pena?

La vida no era nada; y la poesía menos aún.

La princesa de Gades, carcomida por el tormento, no podía ver más allá su romance; y por eso, mientras miraba la luz del amanecer rojo y dejaba que su cuerpo cayera al vacío, no cesó de pensar en él.

Iraultza Askerria

Soledad

Last days of summer - Jose Maria Cuellar

Aquella noche me abrigué bajo el frío de la soledad. No quería la compañía de nadie ni de nada. Ni siquiera la compañía de la literatura. Deseaba profundamente estar solo. ¿Por qué? Lo ignoro.Llegué a casa embutido en un grueso abrigo y con el cabello chorreando por la tormenta que me había cogido desprevenido. Mis amigos se habían librado del chaparrón, y en tal instante se divertían en un aparatoso bar saturado de jóvenes, música y jolgorio. Pero yo quería estar solo. Solo por eso les había abandonado en el amparo y la compañía del resto, y me había precipitado a la inmensidad de la álgida lluvia.

Tras franquear la puerta del domicilio, dejé el abrigo en la percha del vestíbulo y sequé mi pelo para evitar contagiarme de cualquier malavenido resfriado que pudiese entorpecer mi anhelada soledad. Después, me encaminé a mi sombrío dormitorio, donde una pequeña ventana obstaculizaba el acecho desafiante de los rayos y las centellas.

Con la dejadez de un anciano moribundo, me tumbé en el mullido colchón, lugar en el que diariamente pagaba por mi descanso a expensas de un mal aprovechado tiempo, y me limité a cerrar los ojos, cruzar los brazos y callar.

Me desvinculé del mundo, quedando en él la única constancia de mi cuerpo y corazón, y comencé a reflexionar. Medité sobre la vida y la muerte, sobre la codicia y la honradez, sobre el odio y el amor. Medité sobre todo aquello que había forjado mi personalidad y que creía importante. Medité sobre todo menos sobre mí mismo. Transcurrí horas así: con el pensamiento muerto y la apatía viva e insípida aguijoneándome las entrañas.

Serían las cuatro de la madrugada cuando mi teléfono móvil vibró instantáneamente, casi como un suspiro dormido. No respondí a dicho ruego. Ni siquiera pestañeé. Tampoco agité ningún músculo. Sencillamente, permanecí con los ojos clavados en la pálida techumbre, queriendo contagiarme de su blanca e inmensa pureza.

Sin embargo, los minutos transcurrieron incesantes y molestos, como el zumbido de un mosquito. No pude reprimir la curiosidad del momento: aferré el aparato electrónico y examiné la pantalla luminosa. En el centro del visor apareció el número que me había llamado. Era una chica; una chica como otra cualquiera, pero una chica al fin y al cabo.

Entonces, me percaté de que no quería estar solo.

¡Contenido extra!

Recupero en el día de hoy este texto escrito en mi adolescencia, y que en cierto sentido, aglomera la amargura contenida durante los tumultuosos años de la juventud. Pese a todo, el relato esconde cierto brillo de esperanza e ilusión, lo que apenas sin percatarnos de ello nos empuja a luchar por nuestros sueños.

Gracias por suscribirte al blog. Sólo por ser seguidor de esta bitácora, podrás leer este contenido extra.

El hombre, la montaña y el tesoro

From the cliff - Explore! - Mariano MantelVoy a relatar un breve cuento sobre un hombre honrado, una montaña infranqueable y el más sublime de los tesoros. Situaos mil años atrás y en un lugar tan cercano como el epicentro de vuestra localidad. En esa misma ubicación, pero hace ya diez siglos, se erguía una descomunal montaña donde comienza nuestra historia:

El hombre caminaba ladera arriba con un mapa bajo el brazo y una enorme pala a la espalda. Un sol sepulcral y un clima árido hacían insufrible su andar. El viento le estriaba la cara y los labios se le secaban al contacto con el aire. Aún era la primera hora de la mañana y ya el sol se mostraba lleno de poder y rabia, irradiando un calor demoledor que hubiese derretido el mismo desierto.

Por ello, y no queriendo morir abrasado, el hombre tenía que alcanzar la cima antes del mediodía y encontrar el emplazamiento exacto del tesoro y cogerlo y descender, raudo y veloz, la peligrosa montaña. Si lograba el cometido, se convertiría en uno de los hombres más poderosos de la Ínsula y Sancho, el rey, le nombraría conde o, incluso, marqués. Pero primero debía hallar el viejo tesoro.

Hizo un alto en el camino. El sudor le empapaba el rostro y le recorría todo el cuerpo. Se desvistió la camisa para colocársela en la cabeza y se refrescó racionalmente con el agua tibia de la cantimplora. No podía agotar sus provisiones de agua. Los manantiales y ríos que nacían en aquellas abrasadoras montañas expulsaban agua hirviendo.

Continuó avanzando por la montaña, sumido en el más completo bochorno, y una hora después llegó a la desolada cima. Una sonrisa se esbozó, codiciosa, en su rostro. Calculó la posición exacta del tesoro según el mapa y clavó la pala en la tierra. Empezó a excavar en las entrañas de aquel enorme monstruo terráqueo.

Pero a pesar de su entusiasmo, los minutos transcurrieron y el tesoro seguía sin aparecer. Continuó cavando hondo y profundo mientras el terrífico sol se acercaba a su punto culminante.

El hombre, ensimismado en su quehacer, se ató una cuerda alrededor de la cintura y amarró el otro extremo alrededor de una roca cercana. Asegurándose de esta forma que podría salir sin problemas del agujero, prosiguió excavando un metro tras otro.

Entonces, luego de haber abierto un túnel de seis metros de profundidad, la pala chocó contra algo metálico.

Lo había encontrado.

Era una caja de acero.

No le costó mucho abrirla. Las bisagras estaban oxidadas. Lo que vio le iluminó el rostro. Oro y más oro. Cientos de kilos de oro. Millones quizás. Lanzó un grito de triunfo. Era rico. Lo había conseguido.

Con el tesoro bajo el brazo, trepó por la cuerda. Pero cuando su mano alcanzó la superficie exterior, profirió un fuerte alarido. El fuego del sol le había calcinado los dedos. Se desplomó en el fondo del agujero con la mano abrasada. Mientras tanto, el tesoro y su contenido cayeron sobre él.

Lo que luego le sucedió al hombre honrado ya lo sabéis.

Iraultza Askerria