Caballo de plata

Caballo blanco - {author}Galopa con las crines al viento un caballo blanco, portentoso y recio, repleto de una fortaleza casi inmortal. Su hocico relincha grave y firme, ahuyentando las nubes grises que se agolpan en los límites del cielo.

La tierra se ahueca bajo las pezuñas y resuenan los cascos cual timbales de orquesta. Su belleza imborrable ilumina el mundo oscuro recortado a su alrededor. Parece una antorcha blanca, fogosa y apasionada.

Nada se interpone en su camino hacia lo infinito, hacia el más allá. El mundo le pertenece y él lo sabe bien.

Cabalga en sus lomos un jinete etéreo, un hermano del caballo, un espíritu aunado a él. Juntos atraviesan la vasta pradera, sin temor a posibles obstáculos, sin miedo a caer o a tropezar. Tal es la seguridad que despide el caballo de plata que incluso la brisa se silencia ante su trote tendido.

El sonido del galope se pierde en el tiempo, volviéndose un eco imperecedero que nunca termina, quedando arraigado en la memoria. Parece una melodía, una música que invita a beber de la vastedad del universo.

El hijo del viento y el caballo de plata avanzan hacia lo eterno besando la libertad.

Iraultza Askerria

Coméntanos... ¿qué opinas?